El chef José Andrés, fundador de la ONG World Central Kitchen (WCK), visitó ayer las cocinas del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB) para ver cómo evoluciona el proyecto de WCK en la ciudad, a través del cuál se reparten comidas diarias a los colectivos más afectados por la crisis derivada de la Covid-19.

El CCIB, gestionado por la empresa francesa GL events, se unió a World Central Kitchen el pasado 20 de abril y reabrió los 3.300 m² de cocinas para elaborar conjuntamente hasta 5.000 platos al día para los más vulnerables del área de Barcelona.

Fuente: La Vanguardia